Como escoger

¿Cómo elegir el mejor deshumidificador para tu casa?

Una guía rápida y práctica para elegir al mejor deshumidificador para tu casa.
19 de febrero de 2021
Un deshumidificador y una mujer trabajando en el portátil.

En España, principalmente en las zonas costeras, la humedad es significativamente alta. La elevada humedad acaba creando un ambiente propicio para el moho, que puede ser perjudicial para la salud. Si tienes un bebé, este pequeño ser humano aún está desarrollando sus defensas naturales del cuerpo, y dormir en un sitio con mucha humedad puede ser desconfortable y perjudicial.

Si quieres saber más sobre el tema, lee nuestro post sobre moho en las paredes.

¿Cómo funciona el deshumidificador?

Los deshumidificadores funcionan por medio de la circulación de aire a través de un compresor o convertidores termoeléctricos (tecnología Peltier), por ejemplo, que provocan la condensación y la consecuente retirada del vapor de agua presente en el aire, reduciendo la humedad relativa del ambiente.

El agua condensada se acumula en un depósito extraíble que debe vaciarse cuando esté lleno. Los deshumidificadores tienen unos sensores que avisan cuando el recipiente está lleno para que no haya riesgo de rebasamiento.

También es posible instalar un tubo para vaciarlo de forma continua, de esta forma el agua pasa por el tubo hasta un lugar de desagüe, sin la necesidad de un depósito para acumular el agua.

¿Cuándo usar el deshumidificador?

El índice de humedad real ideal, según la Organización Mundial de la Salud, está entre. Si el valor en tu hogar es mayor, es el momento ideal para usar el deshumidificador. Porque los valores elevados de humedad suponen un riesgo para la salud.

¿El deshumidificador consume mucha energía?

El consumo de energía depende de la potencia del aparato y de las horas y condiciones de uso. Pero para hacerte una idea, un deshumidificador de capacidad media (para una área de 20 m²) con 400W de potencia, enchufado durante 4 horas al día, va a consumir mensualmente 48 bkWh, o € 7,68 si consideramos el coste del kWh a € 0,16. Puede ver cuánto paga por kWh en su factura de energía.

¿Cómo elijo el deshumidificador ideal?

En general, los deshumidificadores se diferencian en cuatro características:

Capacidad de retirada de agua

Medida en litros. Se refiere a la cantidad máxima de agua que puede retirarse en 24 horas dentro de un ambiente con 80% de humedad y una temperatura de 30 grados. Este valor es el resultado de una prueba realizada en laboratorio. Las capacidades más comunes son: 12, 16, 20 o 35 litros. Esto no quiere decir que tu deshumidificador va a retirar este volumen de agua de tu casa todos los días. El volumen total de agua retirado va a depender de la humedad relativa, del aislamiento del ambiente (puertas y ventanas deben estar bien cerradas), de la circulación de personas, de los muebles y materiales que haya en la habitación, entre otros factores.

Antes de elegir el tuyo, es necesario saber el tamaño del área que vas a deshumidificar. De esta forma, puedes elegir un aparato con capacidad de extracción compatible, o por el contrario, no será suficiente.

¿Qué capacidad de extracción debe tener el mío?

Para una habitación de 10 metros cuadrados, por ejemplo, recomendamos deshumidificadores con capacidad de 16 a 20 litros, ya que va a tener una buena capacidad de almacenamiento. De esta forma, vas a necesitar vaciar el depósito de agua menos veces. Para habitaciones y ambientes más grandes, recomendamos aparatos con entre 20 y 35 litros de capacidad.

Cuanto mayor es la capacidad de extracción, mayor va a ser tu depósito, es decir, vas a necesitar retirar el compartimento de agua menos veces. Si pretendes deshumidificar espacios más pequeños, los de 10 a 12 litros serán lo suficiente.

Capacidad de almacenamiento

También se mide en litros. Este valor se refiere al volumen total de almacenamiento que se utiliza para acumular el agua retirada del ambiente.

Para el uso en una habitación o salón, recomendamos adquirir un deshumidificador con un depósito de por lo menos 4 litros, para evitar tener que vaciarlo más de una vez al día.

Nivel de ruido

Medido en decibelios (dB), representa el volumen de sonido emitido por el aparato en funcionamiento. Para hacernos una idea, una conversación normal tiene 60 dB.

Para utilizarlo en una habitación durante la noche, es recomendable un aparato con un nivel de ruido de hasta 45 dB. En otros ambientes, pueden utilizarse aparatos con niveles de ruido de hasta 50 dB. De cualquier forma, cuanto menor sea el nivel de ruido, mejor.

Funciones y recursos

En general, los deshumidificadores tienen un modo en el que se puede seleccionar la humedad deseada, el humidostato. En este modo, el aparato se enciende y se apaga automáticamente para mantener la humedad en el nivel deseado.

También tiene el modo de operación continua, que mantiene el aparato encendido hasta el depósito llenarse por completo. Este modo puede utilizarse para secar ropa dentro de casa, por ejemplo.

Otros aparatos también tienen el modo silencioso y prometen un funcionamiento con menos ruido, sin embargo, no siempre existe tanta diferencia. Por experiencia propia podemos decir que, incluso con esta función activada, el ruido del compresor es el mismo.

La única diferencia es una reducción en la velocidad de circulación del aire, que reduce un poco el ruido total, pero sin grandes diferencias.

También es posible que tenga un temporizador, que va a permitir que lo dejes encendido durante una cantidad definida de horas y también es una forma de ahorrar energía.

Si pretendes utilizar el deshumidificador en más de un ambiente, es importante que tenga ruedas o asas para facilitar el transporte.

¿Qué deshumidificador comprar?

Si está interesado en comprar un deshumidificador, asegúrese de consultar nuestra lista de los mejores deshumidificadores.

¿Crees que esta publicación puede ayudar a alguien más? ¡Compártelo!
Se copió el enlace