Salud y bienestar

¿Los vigilabebés emiten radiación?

Lee y entiende todo sobre cómo funcionan los vigilabebés y si existe algún riesgo para tu bebé.
17 de febrero de 2021
Un bebé durmiendo con el vigilabebés

Los vigilabebés y la radiación es un asunto un tanto polémico y preocupar bastante a los padres. Como no hay nada más importante en el mundo que la seguridad de nuestros hijos, vamos a explicarte lo que necesitas saber sobre el asunto.

¿Los vigilabebés emiten radiación?

Sí, losvigilabebés emiten radiación. Sin la radiación, ni ellos, ni el Wi-Fi de tu casa, ni tu móvil o tu 4G podrían funcionar.

Vamos a intentar aclarar este punto observando lo que hay por detrás de las transmisiones utilizadas por los vigilabebés.

¿Qué es la radiación?

La radiación es la propagación de la energía de un punto a otro, sea en el vacío o en cualquier medio material, pudiendo ser clasificada como energía en tránsito, y pudiendo ocurrir a través de una onda electromagnética o una partícula.

Antes de nada, olvídate de Chernobyl. La radiación emitida por materiales radioactivos, como los utilizados en las centrales nucleares, es la radiación por partículas (protones, neutrones y electrones) que, a pesar de ocurrir naturalmente en diversos elementos en la Tierra, cuando está concentrada (como en el caso de las centrales nucleares) es extremadamente peligrosa. Ninguno de los equipos electrónicos utilizados en nuestro día a día emite este tipo de radiación. Solo se utilizan las ondas electromagnéticas.

Las radiaciones electromagnéticas están presentes constantemente en nuestra vida. Algunas son de origen natural, como por ejemplo la luz del sol, el calor (infrarrojo) y los rayos ultravioletas. Otras son originadas por la tecnología utilizada por diversos aparatos, como: ondas de radio AM y FM, Wi-Fi, 4G, señales de GPS, etc.

Por tanto, si cualquier tipo de radiación pudiera afectarnos, todos tendríamos serios problemas.

¿Toda la radiación es perjudicial?

La radiación que puede llegar a ser perjudicial se llama radiación ionizante. Se entiende por radiación ionizante aquella onda o partícula que tiene suficiente energía para ionizar (quitar electrones) un átomo o una molécula. Cuanto mayor es la frecuencia (medida en Hertz, o Hz, representa el número de oscilaciones por segundo), mayor es la energía.

La imagen abajo representa el espectro de frecuencia de las ondas electromagnéticas.

Foto de tipos de radiación electromagnética.
Tipos de radiación electromagnética.

Observa que la radiación ionizante empieza en los rayos ultravioleta, presentes naturalmente en la luz solar y, este es el motivo por el que debemos utilizar protector solar cuando estamos expuestos al sol. También se observa que todas las radiaciones utilizadas en los aparatos de nuestro día a día están en la franja llamada no-ionizante, o sea, que no tienen la energía suficiente como para modificar nuestros átomos y moléculas, o causar mutaciones en nuestro ADN.

¿Qué dicen los estudios científicos?

Mira lo que el Dr. Gary Larson, director del Instituto del Cáncer Integris, en Oklahoma, Estados Unidos, explica en respuesta a la pregunta "¿Puede causar cáncer el Wi-Fi?" realizada por la página web Quora, con la siguiente traducción libre:

“El Wi-Fi opera en frecuencias de 2 a 5 GHz (solo una parte del espectro electromagnético). Esta es la misma parte del espectro en la que operan las redes de telefonía móvil. (…) estas frecuencias están muy por debajo (y por tanto tienen menos energía) que la parte de la luz invisible del espectro electromagnético, y nadie está preocupado en tener cáncer a causa de la luz visible (colores del arcoíris, del rojo al violeta). Los rayos ultravioletas, por otro lado, pueden causar cáncer de piel, ya que poseen la energía necesaria para causar errores en las moléculas de ADN, que es el mecanismo por el cual se crean las células del cáncer.”

Larson prosigue hablando sobre los estudios científicos del cáncer y la radiación: “estudios científicos demuestran que grupos que han estado expuestos a radiaciones ionizantes (como las de las centrales nucleares), de media, empiezan a mostrar un aumento de la frecuencia de cáncer después de 7 años de la exposición. Los humanos estamos expuestos a la radiación electromagnética creada por el hombre desde hace más de 100 años, y siempre hemos estado expuestos a la radiación del Cosmos”.

Considerando la popularización de los teléfonos móviles en los últimos 20 años, Larson concluye que: “si hubiese alguna correlación, ya debería haber por lo menos algún aumento en los casos de glioma (tipo de cáncer en el cerebro) causados por el uso de los teléfonos móviles o el Wi-Fi”.

Continua además diciendo: “estamos seguros de que los teléfonos móviles o el Wi-Fi NO causan un aumento de cáncer en el cerebro (ver la figura de abajo). Observa el periodo en el que los teléfonos móviles se hicieron populares, en los últimos 20 años. Durante este periodo el número de nuevos casos de cáncer en el cerebro ha permanecido sin alteraciones. Con 4 mil millones de personas utilizando los teléfonos móviles y el Wi-fi actualmente, si hubiese alguna influencia en este tipo de cáncer, ya se habría observado”.

Cuadro histórico de nuevos casos de cáncer de cerebro
Histórico de nuevos casos de cáncer de cerebro.

¿La radiación no-ionizante no tiene ningún riesgo?

A pesar de no poseer energía suficiente para modificar la estructura de los átomos y las moléculas, la radiación no-ionizante es capaz de adicionar energía y, constantemente, calentar las moléculas de cualquier materia, especialmente de materiales con alto porcentaje de agua en su composición. Este es exactamente el funcionamiento del horno de microondas doméstico que muchos utilizamos todos los días.

Sin embargo, este efecto solo es perceptible cuando la transición se hace en potencias altas, como en el caso de los microondas, o de las grandes antenas de TV o radio proyectadas para distribuir la señal a largas distancias en amplias áreas urbanas.

La potencia de un microondas puede llegar a los 2.500 watts y las antenas de transmisión de TV o red móvil pueden llegar a los 50.00 watts. El límite europeo para antenas Wi-Fi y sistemas DECT domésticos, como los utilizados por los vigilabebés, es de 0.1 watt (o 100mW).

La mayoría de los vigilabebés suelen transmitir por debajo de este límite. Por ejemplo, el vigilabebés SCD843/26 de Philips Avent, uno de los más completos del mercado, tiene una potencia de transmisión en torno a los 40 mW, en comparación al límite de 100 mW permitido por la legislación.

Además, también debe tenerse en cuenta que el valor máximo de la potencia se mide directamente en la superficie de la antena de transmisión. Cuanto más lejos de la antena, menos será la potencia medida en aquel punto, ya que la potencia se extiende en todas direcciones en el espacio alrededor de la antena.

La relación “potencia x distancia” es inversamente proporcional (algorítmica) y, por este motivo, la potencia disminuye significativamente, aunque sea en una corta distancia. De esta forma, no es necesario preocuparse ni con las antenas domésticas de Wi-Fi, ni con el microondas, o con las grandes antenas de TV y móvil alrededor de nuestras casas.

Quiero evitar la radiación. ¿Qué debo hacer?

En el mundo en el que vivimos, nunca estaremos libres de radiación electromagnética, sea de origen natural o producida por la tecnología humada. A pesar de que los estudios científicos no apuntan al riesgo de cáncer en relación al uso de las tecnologías con radiación no-ionizante como el Wi-Fi, los móviles o los vigilabebés, algunas personas prefieren evitarlos, y aquí tienes algunos consejos que pueden serte útiles.

Elige un vigilabebés con modo VOX o ECO

Los vigilabebés con esta función reducen o incluso detienen la transmisión durante los periodos de silencio. El micrófono continúa encendido y vuelve a transmitir solo cuando haya algún tipo de ruido dentro de la habitación. De esta forma, se minimiza el tiempo de exposición ya que el tiempo de transmisión será reducido al mínimo necesario.

Coloca el interlocutor lo más lejos posible del niño

Los micrófonos de los interlocutores suelen ser muy sensibles y no hay necesidad de colocarlos muy cerca de los bebés. Colócalo en una encimera o estantería de la habitación, por ejemplo. De esta forma, la potencia de la señal transmitida medida desde la cuna del bebé será bastante reducida, gracias a la relación logarítmica “potencia x distancia”.

Después de colocar la unidad del bebé, verifica si el micrófono está en la posición adecuada para captar los sonidos del bebé. En caso de que no sea posible captar los sonidos del bebé, aproxima la unidad a la cuna y repite la prueba.

Elige un vigilabebés analógico

Algunas personas piensan que por ser analógico la potencia transmitida será siempre menor en comparación con un vigilabebés digital, pero eso no es verdad. La comparación se debe hacer caso a caso, considerando cada modelos específico.

En realidad, los analógicos suelen utilizar frecuencias de transmisión más bajas (900MHz) que los digitales (de 1.900 a 2.400Mhz) y, por esto, las ondas contienen menos energía.

Aun así, las dos franjas de frecuencia son seguras, ya que continúan estando muy lejos de las radiaciones ionizantes, que son las que representan peligro. Para que te hagas una idea, las ondas ionizantes de frecuencia más baja, que son los rayos ultravioleta, poseen una frecuencia entorno a los 800.000.000 MHz.

Debes tener en consideración que los vigilabebés analógicos no poseen criptografía, por tanto, la señal puede ser interceptada y sufrir interferencias.

Si quieres saber más sobre los vigilabebés analógicos, puedes leer aquí.

Sugerencias de vigilabebés analógicos

Si tienes interés en un vigilabebés analógico, aunque son un poco difíciles de encontrar, tenemos dos sugerencias que pueden interesarte.

1. Vigilabebés de transmisión analógica Beurer BY84

Vigilabebés de transmisión analógica Beurer BY84

¿Por qué elegimos este producto?

Este vigilabebés de Buerer incorpora la indicación de las emociones del bebé en su pantalla LCD. Además, tiene dos canales, la pantalla se oscurece automáticamente en el modo de ahorro de energía, tiene indicador del nivel de batería, monitoreo del nivel de ruido y clip para el cinturón. Su alcance es de 800 metros.

2. Vigilabebés de transmisión analógica Badabulle B014007

Vigilabebés de transmisión analógica Badabulle B014007

¿Por qué elegimos este producto?

El Badabulle tiene dos canales, luz nocturna, modo de ahorro de energía, alarma sonora y visual, alarma de fuera de alcance e indicador de batería baja. El alcance es de 300, 500 o 100 metros. Funciona con pilas o conectado a la red eléctrica (adaptador AC 6V y pilas no incluidas).

¿Crees que esta publicación puede ayudar a alguien más? ¡Compártelo!
Se copió el enlace